BARRAL ABOGADOS & ASOCIADOS

Abogados Especializados en Derecho Penal - Cita Previa: 673 425 507

AMENAZAS

El delito de amenazas se encuentra penado con prisión de uno a cinco años, si con la amenaza se exige dinero o se impone cualquier otra condición, y con seis meses a dos años si la amenaza no es condicional. A diferencia de las coacciones, en las amenazas el mal con el que se trata de atemorizar a la víctima es futuro (en la coacción es inminente).

El mal que se anuncia en una amenaza debe ser creíble e injusto, y puede comunicarse por escrito, teléfono u otros medios. Además, la amenaza debe dirigirse directamente a la persona, a su familia o a su entorno íntimo. Así, no es un delito de amenazas advertir que se va a causar un mal a un desconocido que pasará por la calle por la tarde. Tampoco lo es amenazar con hacerse daño a uno mismo, ni avisar de que se va a llevar a cabo una acción justa y legal, como interponer una denuncia ante los tribunales.

Las amenazas pueden constituir delito leve, en función de la mayor o menor intensidad del mal con el que se amenaza.

Delito de Amenazas en el Código Penal:

Artículo 169.

El que amenazare a otro con causarle a él, a su familia o a otras personas con las que esté íntimamente vinculado un mal que constituya delitos de homicidio, lesiones, aborto, contra la libertad, torturas y contra la integridad moral, la libertad sexual, la intimidad, el honor, el patrimonio y el orden socioeconómico, será castigado:

1.º Con la pena de prisión de uno a cinco años, si se hubiere hecho la amenaza exigiendo una cantidad o imponiendo cualquier otra condición, aunque no sea ilícita, y el culpable hubiere conseguido su propósito. De no conseguirlo, se impondrá la pena de prisión de seis meses a tres años.

Las penas señaladas en el párrafo anterior se impondrán en su mitad superior si las amenazas se hicieren por escrito, por teléfono o por cualquier medio de comunicación o de reproducción, o en nombre de entidades o grupos reales o supuestos.

2.º Con la pena de prisión de seis meses a dos años, cuando la amenaza no haya sido condicional.

Artículo 170.


1. Si las amenazas de un mal que constituyere delito fuesen dirigidas a atemorizar a los habitantes de una población, grupo étnico, cultural o religioso, o colectivo social o profesional, o a cualquier otro grupo de personas, y tuvieran la gravedad necesaria para conseguirlo, se impondrán respectivamente las penas superiores en grado a las previstas en el artículo anterior.

2. Serán castigados con la pena de prisión de seis meses a dos años, los que, con la misma finalidad y gravedad, reclamen públicamente la comisión de acciones violentas por parte de organizaciones o grupos terroristas.

 CONTACTO

Teléfono: 673 425 507
Correo Electrónico: info@barralabogados.com

Atendemos Únicamente con Cita Previa
Urgencias Penales y Asistencia al Detenido las 24 Horas


Correo
Llamada